EconomíaIndicadores Económicos

Finanzas sanas, pero economía estancada

El Producto Interno Bruto del país se contrajo 0.4 por ciento a tasa anual entre julio y agosto, y de acuerdo con los expertos, el estancamiento se extenderá en todo el año.

El desempeño de la economía mexicana durante el tercer trimestre decepcionó a los analistas, quienes avizoran que el estancamiento se extenderá en todo el año y ajustaron sus pronósticos de crecimiento a un nivel cercano al cero por ciento.

Incluso, algunos analistas ven el riesgo de que la inercia negativa de la economía se prolongue, por lo que también recortaron sus expectativas para 2020.

Entre julio y agosto el Producto Interno Bruto (PIB) del país se contrajo 0.4 por ciento a tasa anual, en las cifras ajustadas por estacionalidad, informó el INEGI. Este fue el primer dato negativo en 10 años.

En la cifra acumulada al tercer trimestre, la economía registró un nulo crecimiento, que representa el peor desempeño para un arranque de gobierno desde la administración de Vicente Fox, cuando presentó una baja de 0.3 por ciento.

Para Marco Oviedo, economista en jefe de Barclay’s, los principales factores del estancamiento económico se pueden concentrar en la debilidad observada en sectores clave como la manufactura y la construcción, además de la disminución en la producción petrolera que aconteció durante los primeros meses del año y un menor ánimo de confianza para inversionistas.

“Si queremos ver una recuperación económica en los próximos meses tendrá que provenir de factores domésticos, ayudaría mucho observar un mayor dinamismo en el consumo y un retorno de la confianza, también serviría una resolución positiva en la ratificación del T-MEC y que el Presidente genere certidumbre en temas de seguridad y energía, aun así, es posible que no veamos una mejoría significativa hasta el próximo año”.

De acuerdo con Gabriela Siller, directora de análisis económico y Financiero de Banco Base, los resultados del PIB fueron bastante desfavorables y van a tener implicaciones en las perspectivas para el cierre de este año y el próximo.

Desafortunadamente la economía tiene una inercia negativa que creemos que se puede alargar hasta el siguiente año”, dijo la economista.

Siller indicó que ahora la expectativa del PIB para 2019 de Banco Base es de una baja de 0.04 por ciento y una alza de 0.7 por ciento para 2020.

Por otra parte, lo que más le preocupa al Centro de Estudios Económicos de Citibanamex, es que el impulso negativo que viene arrastrando la economía ahora parece ‘demasiado fuerte y generalizado’ como para permitir que el dato del último trimestre de 2019 mantenga la economía en territorio positivo durante todo el año.

“De esta forma, nuestra estimación de crecimiento para el cuarto trimestre es de 0.2 por ciento, que aunque implicaría una mejora modesta frente al desempeño reciente, conduciría a una tasa anual de -0.1 por ciento en 2019, lo que implicaría la primera cifra de crecimiento del PIB negativa desde 2009”, puntualizó la institución.

También Grupo Financiero Ve por Más revisó sus pronósticos, en este caso de 0.6 por ciento a 0.1 por ciento anual para 2019. Para 2020 recortó su previsión de 1.8 a 1.2 por ciento.

Goldman Sachs ajustó su expectativa de 0.6 a 0.1 por ciento.

 “Para lo que resta del año prevemos un elevado grado de incertidumbre, tanto local como internacional, ya que consideramos como riesgos relevantes una mayor desaceleración tanto en el mercado estadounidense como a nivel global, tampoco hay que perder de vista de que existe la posibilidad de que se revise la calificación crediticia de Pemex”, advirtió Alejandro J. Saldaña, economista en jefe de Ve por Más.

Al tercer trimestre, las actividades primarias crecieron 4.2 por ciento, las secundarias retrocedieron 1.8 por ciento y las terciarias reportaron un avance de apenas 0.6 por ciento.

El balance primario del sector público registró un superávit de 279 mil 868 millones de pesos al tercer trimestre, muy por arriba de los 153 mil 93 millones de pesos programados para el periodo.

Dicho superávit representó 1.1 por ciento del PIB, el cual es compatible con la meta de 1.0 por ciento para todo el año, de acuerdo con el informe sobre las finanzas públicas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El superávit primario se define como la diferencia entre los ingresos totales y los gastos distintos del costo financiero.

Además, el balance público presentó un déficit por 160 mil 226 millones de pesos, monto significativamente inferior a los 349 mil 533 millones de pesos previstos para el mismo lapso.

Por su parte, los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), la medida más amplia y robusta del alance del sector público,  reportaron un déficit de 172 mil 480 millones de pesos, muy por debajo de los 304 mil 601 registrados en el año anterior.

Hacienda prevé que los RFSP representen 2.7 por ciento del PIB, en el año, nivel superior al presentado en el Paquete Económico 2019, de 2.5 por ciento del PIB.

El aumento, explicó la SHCP, se explica por la reducción de activos financieros del gobierno, por el uso del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios para compensar los menores ingresos del Gobierno Federal.

Indicó que la estimación de cierre para estas variables permite prever que el saldo histórico de los RFSP, la medida más amplia de la deuda, se ubicará en 45.3 por ciento del PIB, en congruencia con lo previsto.

Los ingresos provenientes del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y del Impuesto al Valor Agregado (IVA) registraron una caída conjunta durante el tercer trimestre de 2019, ya que en los meses de julio, agosto y septiembre ambos tributos reportaron una caída en la recaudación, indicó la Secretaría de Hacienda.

La recaudación de los ingresos tributarios al mes de septiembre fue 68 mil millones de pesos por debajo de lo programado, apuntó la dependencia al publicar el Informe sobre Finanzas Públicas, correspondiente al tercer trimestre del año.

Entre enero y septiembre de 2019 se recaudó un billón 298 mil millones de pesos por ISR, lo que representó una baja de 0.6 por ciento real a tasa anual.

No obstante, los ingresos tributarios resultaron 2.4 por ciento mayores en términos reales a tasa anual, gracias al IEPS a combustibles.

Con información de Jassiel Valdelamar y Zenyazen Flores

 

 

 

 

Etiquetas
Mostrar más

Héctor Usla

Soy un fiel seguidor a los periódicos impresos, me gusta ensuciarme las manos con tinta al leerlos. Estudié en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y en la (gran) Facultad de Economía de la UNAM. También soy aficionado a las artes escénicas y adicto al café.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar